septiembre 23, 2010

La broma pesada de GOG.com

GOG.com (Good Old Games) es una web que lleva 2 años vendiendo juegos clásicos de PC en formato descargable, a precios que van de 6 a 10 dólares, sin protección DRM y compatibles con los ordenadores actuales. Sin previo aviso el pasado domingo anunciaron súbitamente el cierre de su servicio, dando gracias a todo el mundo por su apoyo y demás con un mensaje un tanto ambiguo en el que dicen que no pueden seguir como hasta ahora.

Este apagón repentino causa que muchos usuarios se echen las manos a la cabeza preguntándose qué habrá sido de los juegos que habían comprado y todavía no habían descargado, a los cuales ya no tienen manera de acceder (ay, los peligros de empeñarnos en que todo sea digital...), pese a que tanto en Twitter como en el mensaje de cierre GOG promete que encontrará una solución a este asunto. ¿Nos han estafado a todos? es la pregunta que recorre blogs, foros y redes sociales.

El daño ya está hecho y el nombre de GOG inunda Twitter de 2 formas: por un lado, los inocentes que se creen el cierre del servicio y aunque lo lamentan arremeten contra la web por privarles de los servicios por los cuales ya habían pagado. Por otro, los desconfiados que aseguran que se trata de una campaña publicitaria para anunciar algo nuevo (el fin de la beta, nueva web...) y lograr mayor notoriedad. Pero ambos frentes coinciden en destrozar la buena imagen que se había labrado la marca.

Tras un par de días de incertidumbre y un vídeo de despedida con mensajes ocultos, anuncian una rueda de prensa para despejar dudas que se pudo seguir online ayer (en una web saturadísima), y que se resume en el siguiente vídeo: los creadores de GOG.com disfrazados de monjes (¿¡!?) pidiendo perdón por sus pecados y confirmando el relanzamiento del servicio, con nuevas y mejores características.



En este preciso instante faltan 55 minutos para la reapertura de GOG.com, en cuya web ahora se recopilan varios vídeos y un mensaje con el que se disculpan ante todos los que se sintieron estafados o decepcionados por esta maniobra publicitaria. Es evidente que han logrado una exposición masiva y probablemente hayan llegado a nuevos públicos, pero a costa de una campaña nada seria y de perder la confianza por parte de sus usuarios, que aún ahora siguen sintiéndose insultados. Mal asunto relanzar un producto/darse a conocer con un hoax.


Por Diego Feijoo

2 comentarios:

Miguel V. dijo...

La verdad es que suena a un desatino tras otro:

1.- Poner lo del cierre en la web cuando la gente tenía encargos pendientes...al menos podían haberlos calmado

2.-¿Pedir disculpas vestidos de monjes? Yo pensaría que se están tratando de reír más de mí.

Se habrán dado a conocer en toda la red, pero no creo que quieran esa clase de publicidad.

PD: Igual hablo más de la cuenta porque no conozco todo del asunto, pero creo que esto es lo que pasa cuando crees que cualquiera puede hacer publicidad y te pones a ello sin consultar a la gente que sabe.

Esteban dijo...

Anda que vestirse de mojes para pedir perdón....jejejeje

Muy arriesgada la broma, ¿no?